lunes, 27 de febrero de 2012

FRANCISCO CRUZ SALIDO (09-11-1940)


Nació en Jaén el 10 de septiembre de 1898. Periodista. Huérfano de padre a los once años. Muy joven, a los quince años, inició su carrera periodística publicando artículos en el diario republicano federal "La Lealtad", dejando su impronta literaria y política en "El Defensor" (1916),  convirtiéndose en su redactor jefe en 1919 y corresponsalía en Jaén de "El Imparcial de Madrid". Fue colaborador de otros medios como "La Lucha" (1922), jefe de redacción de "Claridades" (1923), promotor de "Norte Andaluz" (1924-1926) y director de "Jaén Deportivo". En Madrid trabajaría como empleado de la Compañía Telefónica (1925). En 1931 ingresó en la Acción Socialista de Madrid. Durante la II República trabajó en numerosos medios: redactor jefe de "El Socialista" (Julián Zugazagoitia era el director),  corresponsal de "Democracia" (Jaén), colaborador fijo de "Avance" (Oviedo), "El Liberal" (Bilbao) y "Luz"  (Madrid). Ingreso en 1934 en la "Asociación de la Prensa de Madrid". En ese año, por haber escrito un artículo humorístico sobre el ministro de la Gobernación, fue encarcelado en Ciudad Real. Durante el periodo de la guerra civil (1936-1939) fue secretario de actas de la Comisión Ejecutiva del PSOE, director del diario socialista "Adelante" de Valencia (1937 -1938) y secretario de los ministros de Defensa Nacional Indalecio Prieto y Juan Negrín.


Comité Ejecutivo del PSOE en el año 1936. De izquierda a derecha: de pie, Anastasio de Gracia, Ramón Lamoneda, Indalecio Prieto, Francisco Cruz Salido, Jerónimo Bujeda; sentados, Manuel Cordero, Manuel Albar, Juan Simeón Vidarte, Ramón González Peña, Luis Jiménez de Asúa, Fernando de los Ríos
En 1939 se exilió a Francia.  José Félix de Lequerica era entonces embajador de España en Francia. Lequerica y los elementos de la Falange del exterior fueron quienes facilitaron a la Gestapo la información sobre los edificios ocupados por "elementos republicanos". Fue así como el 10 de Julio de 1940 los agentes de la Gestapo, auxiliados por policías y miembros de la Falange, detenían a toda la familia de Rivas Cherif en su casa de Pyla-sur-Mer, cayendo también sus vecinos Carlos Montilla y Miguel Salvador, de Izquierda Republicana y amigos de Azaña desde los años del Ateneo. En Burdeos fueron detenidos los socialistas Teodomiro Menéndez y Francisco Cruz Salido, responsable de la oficina de prensa de la JARE. Unos meses antes, Cruz Salido había fletado un avión para trasladar a América un último contingente, pero decidió quedarse, siendo detenido en julio de 1940. Unos días después, el 27 de julio, también sería detenido en París Julián Zugazagoitia, ex director de “El Socialista” y ex ministro de la República. El grupo de detenidos se completó con el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys, capturado en la Bretaña cuando visitaba a su hijo enfermo.

Los Diputados el Día de la elección de Manuel Azaña como Presidente de la República Española en el palacio de Cristal de los Jardines del Buen Retiro. Entre los presentes: Tomás Álvarez Angulo, Fernando de los Ríos, Francisco Cruz Salido, Manuel Muiño Arroyo y Julián Besteiro Fernández. 10 de mayo de 1936. (Fotografía de Luis Ramón Marín, Fundación Pablo Iglesias)
El 31 de julio de 1940 fueron deportados a España. En Madrid, primero ingresaron en los calabozos de la Dirección General de Seguridad (Puerta del Sol), compareciendo ante el jefe de la Brigada Político Social.  El 23 de septiembre de 1940 se les incoó la causa número 100.159. El 16 de octubre el general Arroyo dio por terminado el expediente, calificando los hechos como constitutivos de delito de rebelión  Días después, 21 de octubre, se celebrará el Consejo de Guerra en el palacio de las Salesas, presidió por el duque Francisco de Borbón, primo de Alfonso XIII y participante en la toma de Málaga (1937). Todos fueron condenados a muerte. Según Rivas Cherif, el fiscal «estableció […] un orden de responsabilidades, que encabezaban Zugazagoitia y Cruz Salido, con Teodomiro Menéndez y yo, Montilla y Miguel Salvador a la zaga». A Teodomiro Menéndez, Cipriano Rivas-Xerif (cuñado de Azaña), Miguel Salvador y Carlos Montilla les fue conmutada la pena capital, no así a Francisco Cruz y Julián Zugazagoitia. Ambos, junto a doce más, esperaron la ejecución en la cárcel de Porlier, que se llevó a cabo  en el cementerio del Este a la seis y veinticinco de la mañana del día 9 de noviembre de 1940. Años después Cipriano Rivas recordaba que a ese día fatídico una voz ordenaba a Zugazagoitia y Cruz Salido que se levantaran. Rivas tuvo ocasión de hablarles. Cruz Salido le hizo pocas recomendaciones: no perdonaba, pero no quería que su mujer viviera con la obsesión de un pedazo de tierra en España, ni que sus hijos volvieran nunca con idea alguna de venganza ni de revancha inútil: quería ser enterrado en la fosa común. Zugazagoitia «estaba terminando, con la misma letra clara, menadísima y regular, un cuento marinero para sus hijos».


Miembros de la redacción de El Socialista: A la derecha fumando, Federico Angulo, fusilado durante la guerra. Éste, envió su última carta a Julián Zugazagoitia desde la cárcel, el 22 de junio de 1938, esperando su fusilamiento. A la derecha de éste, Francisco Cruz Salido, responsable de prensa de la JARE (Junta de Ayuda de los Republicanos Españoles).




















Julián Zugazagoitia. Y Francisco Cruz Salido






Fuente: Martín Nájera, Aurelio "Diccionario Biográfico del Socialismo Español", tomo I, pp. 207-208; De Córdoba Ortega, Santiago: "Geografía de la represión criminal franquista: Todos los nombres de Jaén (1936-1952)".





Francisco Cruz Salido, Fernando de los Ríos y Julián Zagazagoitia












"...Entre tantas ceremonias de muerte, tanto agotamiento, se le había escapado la vida a chorros y, preocupado sólo por respirar con unos pulmones raídos por la tisis, no logró nunca saber cuál era su crimen. Sólo sabía que estaban empeñados en que llegara vivo ante el pelotón de fusilamiento...[...] le asfixiaba la memoria y sólo quería recordar a toda costa. Al amanecer su voz era ya el sonido de las palabras rozadas por la muerte.[...]Cuando la celda se abrió y encontraron ya muerto a Cruz Salido, el sargento decidió fusilarle a pesar de todo..."
                                                                     Alberto Méndez ("Los girasoles ciegos")

lunes, 20 de febrero de 2012

ELÍAS HERNÁNDEZ RUEDA (04-12-1939)


D. Elías Hernández Rueda era el menor de los tres hermanos varones de mi abuela materna, aunque afincados en Madrid eran originarios de Valencia y provenían de una familia de honda tradición republicana, simpatizantes de Blasco Ibáñez. Conductor de profesión, durante la guerra condujo ambulancias y era afiliado a la UGT.
Estando ya en prisión escribió una carta a su familia con fecha 8 de Septiembre de 1939. En la carta hay dos partes diferenciadas, una dirigida a los adultos donde, de entre varios temas familiares, se puede entresacar el siguiente párrafo:





"También por la tuya me entero que Vicente os dijo que estaba gordo “algo” más, pero desde ahora en adelante creo que volveré a adelgazar y respecto a lo de contento lo mismo os digo mientras no me trasladen a otra galería con los deseos de todos, no podre cambiar, el martes nos volvieron a cambiar otra vez a la 3ª galería, pero sin que cambie absolutamente en nada mi situación más bien al contrario, son ya muchos días, diréis que vuelve mi pesimismo pero no puedo pensar otra cosa."






Y otra parte escrita para sus sobrinos con un dibujo pero en el que se puede volver a ver su desanimo cuando escribe:


"al resto de la gente menuda les mando este dibujo por si les gusta aunque se me va quitando el humor de todo. Recibir muchos besos de vuestro tío que os quiere."

Casado con Faustina fue padre de una niña y un niño, sus hijos Carmen y Elietes. Fue fusilado en las tapias del Cementerio del Este de Madrid el día 4 de diciembre de 1939 a la edad de 33 años.

Texto y fotografías de Rafael Monares Hernández (sobrino nieto)