sábado, 8 de febrero de 2014

TOMÁS CENTENO SIERRA (20-02-1953)




Cobrador de tranvías e industrial. Debido a la condición modesta de su familia pensaron en internarlo en un seminario a lo que éste se negó marchándose a Madrid a los catorce años, donde ingresó en las Juventudes Socialistas. Después de realizar diversos trabajos entró en la Compañía de Tranvías de Madrid como cobrador. Miembro del Sindicato de Tranvías de la UGT desde 1928 y afiliado a la AS de Canillejas desde 1931. Sufrió varias detenciones por su actividad sindical siendo encarcelado y represaliado de su trabajo tras la revolución de octubre de 1934. Al salir en libertad trabajó en la línea de autobuses Madrid-Canillejas siendo secretario de la AS de esta localidad en el extrarradio madrileño. Al producirse el golpe militar de julio de 1936 participó en la creación de las Milicias de Pueblo Nuevo-Ventas marchando como capitán al frente en la Sierra de Guadarrama. Posteriormente fue comandante de la 92 Brigada Mixta de la 70 División combatiendo en Jaén, Belchite y Teruel donde resultó herido en diciembre de 1937. Tras estar hospitalizado en Cuenca y Barcelona se reincorporó al Ejército de la República al mando de la 32 Brigada Mixta de la 35 División que actuó en Castellón y Extremadura. Finalizada la guerra civil fue detenido e internado en el campo de concentración de Albatera (Alicante) desde donde fue trasladado a la prisión celular de Valencia el 10 de junio de 1939. El 3 de julio de 1940 ingresó en la cárcel de Porlier en Madrid siendo condenado a la pena de muerte en Consejo de Guerra celebrado el 6 de julio de 1942. En marzo de 1943 le fue conmutada la pena máxima por la inferior de 30 años de reclusión mayor. El 3 de julio de ese mismo año fue trasladado al Departamento Penal del Monasterio de Cuelgamuros (El Escorial) para redimir su pena trabajando en la construcción del Valle de los Caídos. En marzo de 1944 le fue reducida la pena a 20 años. En noviembre de dicho año fue trasladado a la prisión provincial de Madrid, regresando a Cuelgamuros en enero de 1945 para ser enviado en febrero a los Talleres de la Prisión Escuela de Madrid (Yeserías) trabajando en la Oficina de Contabilidad de los mismos. Fue puesto en libertad vigilada el 9 de julio de 1945. Al salir de prisión trabajó en un negocio de construcción y fabricación de mármol artificial y se incorporó a la organización socialista clandestina de Madrid perteneciendo al Sector Este de la AS Madrileña. Entre 1950 y 1952 formó parte de la Sexta Comisión Ejecutiva del PSOE en el interior presidida por Antonio Hernández Vizcaíno, y cuando éste, perseguido por la policía, marchó a Francia en marzo de 1952 entregó a Tomás Centeno los sellos de caucho y los archivos de la organización como responsable de la Séptima Comisión Ejecutiva del PSOE en el interior que quedó encargado de constituir. Apenas un año después en febrero de 1953 fue desarticulada ésta. Centeno fue detenido el 15 de febrero en el hospital donde acompañaba a su esposa (María Laguna) que acababa de sufrir una intervención quirúrgica. Tras días de sufrir salvajes torturas y con el cuerpo totalmente destrozado, el 20 de febrero de 1953 se quitó la vida con los flejes de su cama en los calabozos de la Dirección General de Seguridad de Madrid.
Fotografía: Archivo fotográfico FPI
Fuente: Fundación Pablo Iglesias
_______________________________________________________________________________________

La década de los años 50 fue un periodo de fuerte represión hacía los sectores socialistas del interior de España. Desde el final de la Guerra Civil Española y hasta el año 1953 siete direcciones del PSOE fueron desarticuladas por la policía política del régimen franquista. La represión ocasionó, también, la caída de numerosos líderes del sindicato socialista UGT. Entre los represaliados se encontraba el presidente de la UGT y miembro de la dirección del PSOE, Tomás Centeno Sierra en 1953.
Tomás Centeno, natural de Balderas (1907), en la provincia de León, fue detenido por la Brigada Político-Social y traslado a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol de Madrid. En sus tristemente famosas dependencias aquel 28 de febrero de 1953, en sus lúgubres calabozos de su sótano, fue torturado hasta morir, al igual que lo fueron otros muchos luchadores de la libertad en años posteriores. Según afirman algunas fuentes, Tomás Centeno fue arrojado por una ventana, aunque según otras versiones murió como consecuencia de las terribles torturas a las que fue sometido, ahogamiento, descargas eléctricas, golpes, etc.
La prensa de la época califico la detención como la de una banda de forajidos, estafadores y falsificadores afirmando que Tomás se suicidó en su calabozo utilizando uno de los flejes de su somier de acero. Sin embargo el boletín nº 102 de la UGT, clandestino en su momento, afirmaba que el cuerpo de Centeno fue encontrado en el exterior de su celda.
Puerta del Sol (Madrid)
Tras el asesinato de Centeno las direcciones ejecutivas del PSOE y de la UGT en el interior del país vieron sensiblemente disminuida su capacidad de acción debido a la fuerte represión policial. Su lucha y su muerte no caerían en saco roto. Hasta siempre, compañero.
FUENTE: http://antoniocdelaserna.wordpress.com/2010/12/14/toms-centeno-in-memoriam/
 

1 comentario:

Paul Kennedy dijo...

Un héroe tanto de la UGT como del PSOE. Te recordamos, Tomás.