sábado, 8 de febrero de 2014

TOMÁS CENTENO SIERRA (20-02-1953)




Cobrador de tranvías e industrial. Debido a la condición modesta de su familia pensaron en internarlo en un seminario a lo que éste se negó marchándose a Madrid a los catorce años, donde ingresó en las Juventudes Socialistas. Después de realizar diversos trabajos entró en la Compañía de Tranvías de Madrid como cobrador. Miembro del Sindicato de Tranvías de la UGT desde 1928 y afiliado a la AS de Canillejas desde 1931. Sufrió varias detenciones por su actividad sindical siendo encarcelado y represaliado de su trabajo tras la revolución de octubre de 1934. Al salir en libertad trabajó en la línea de autobuses Madrid-Canillejas siendo secretario de la AS de esta localidad en el extrarradio madrileño. Al producirse el golpe militar de julio de 1936 participó en la creación de las Milicias de Pueblo Nuevo-Ventas marchando como capitán al frente en la Sierra de Guadarrama. Posteriormente fue comandante de la 92 Brigada Mixta de la 70 División combatiendo en Jaén, Belchite y Teruel donde resultó herido en diciembre de 1937. Tras estar hospitalizado en Cuenca y Barcelona se reincorporó al Ejército de la República al mando de la 32 Brigada Mixta de la 35 División que actuó en Castellón y Extremadura. Finalizada la guerra civil fue detenido e internado en el campo de concentración de Albatera (Alicante) desde donde fue trasladado a la prisión celular de Valencia el 10 de junio de 1939. El 3 de julio de 1940 ingresó en la cárcel de Porlier en Madrid siendo condenado a la pena de muerte en Consejo de Guerra celebrado el 6 de julio de 1942. En marzo de 1943 le fue conmutada la pena máxima por la inferior de 30 años de reclusión mayor. El 3 de julio de ese mismo año fue trasladado al Departamento Penal del Monasterio de Cuelgamuros (El Escorial) para redimir su pena trabajando en la construcción del Valle de los Caídos. En marzo de 1944 le fue reducida la pena a 20 años. En noviembre de dicho año fue trasladado a la prisión provincial de Madrid, regresando a Cuelgamuros en enero de 1945 para ser enviado en febrero a los Talleres de la Prisión Escuela de Madrid (Yeserías) trabajando en la Oficina de Contabilidad de los mismos. Fue puesto en libertad vigilada el 9 de julio de 1945. Al salir de prisión trabajó en un negocio de construcción y fabricación de mármol artificial y se incorporó a la organización socialista clandestina de Madrid perteneciendo al Sector Este de la AS Madrileña. Entre 1950 y 1952 formó parte de la Sexta Comisión Ejecutiva del PSOE en el interior presidida por Antonio Hernández Vizcaíno, y cuando éste, perseguido por la policía, marchó a Francia en marzo de 1952 entregó a Tomás Centeno los sellos de caucho y los archivos de la organización como responsable de la Séptima Comisión Ejecutiva del PSOE en el interior que quedó encargado de constituir. Apenas un año después en febrero de 1953 fue desarticulada ésta. Centeno fue detenido el 15 de febrero en el hospital donde acompañaba a su esposa (María Laguna) que acababa de sufrir una intervención quirúrgica. Tras días de sufrir salvajes torturas y con el cuerpo totalmente destrozado, el 20 de febrero de 1953 se quitó la vida con los flejes de su cama en los calabozos de la Dirección General de Seguridad de Madrid.
Fotografía: Archivo fotográfico FPI
Fuente: Fundación Pablo Iglesias
_______________________________________________________________________________________

La década de los años 50 fue un periodo de fuerte represión hacía los sectores socialistas del interior de España. Desde el final de la Guerra Civil Española y hasta el año 1953 siete direcciones del PSOE fueron desarticuladas por la policía política del régimen franquista. La represión ocasionó, también, la caída de numerosos líderes del sindicato socialista UGT. Entre los represaliados se encontraba el presidente de la UGT y miembro de la dirección del PSOE, Tomás Centeno Sierra en 1953.
Tomás Centeno, natural de Balderas (1907), en la provincia de León, fue detenido por la Brigada Político-Social y traslado a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol de Madrid. En sus tristemente famosas dependencias aquel 28 de febrero de 1953, en sus lúgubres calabozos de su sótano, fue torturado hasta morir, al igual que lo fueron otros muchos luchadores de la libertad en años posteriores. Según afirman algunas fuentes, Tomás Centeno fue arrojado por una ventana, aunque según otras versiones murió como consecuencia de las terribles torturas a las que fue sometido, ahogamiento, descargas eléctricas, golpes, etc.
La prensa de la época califico la detención como la de una banda de forajidos, estafadores y falsificadores afirmando que Tomás se suicidó en su calabozo utilizando uno de los flejes de su somier de acero. Sin embargo el boletín nº 102 de la UGT, clandestino en su momento, afirmaba que el cuerpo de Centeno fue encontrado en el exterior de su celda.
Puerta del Sol (Madrid)
Tras el asesinato de Centeno las direcciones ejecutivas del PSOE y de la UGT en el interior del país vieron sensiblemente disminuida su capacidad de acción debido a la fuerte represión policial. Su lucha y su muerte no caerían en saco roto. Hasta siempre, compañero.
FUENTE: http://antoniocdelaserna.wordpress.com/2010/12/14/toms-centeno-in-memoriam/
 

jueves, 8 de agosto de 2013

LEONARDO GÓMEZ MORA (17-07-1942)

Leonardo Gómez Mora era de Moguer (Huelva). Tenía tres hermanos: Manuel (desaparecido en el frente), Josefa y María. Según el testimonio de un sobrino suyo, Leonardo participó en la resistencia, donde era conocido como "El Potaje". Para realizar las acciones guerrilleras se desplazaba desde Francia, donde convivía con una vedette que, más tarde, acabo denunciándole a la policía española porque éste decidió romper su relación. Leonardo fue detenido cuando intentaba cruzar clandestinamente la frontera, encarcelado y fusilado en las tapias del Cementerio del Este de Madrid el 17 de julio de 1942. En el espacio habitual de ABC bajo el titular "Detención de sujetos acusados de asesinatos" de 9 de noviembre de 1940, donde periódicamente se daba información de las detenciones de republicanos y republicanas, se da la noticia de que ha sido descubierta la verdadera identidad de quien dijo llamarse Tomás Sánchez Díaz y participó en el atraco de una sastrería en Pamplona el 15 de octubre: "Leonardo Gómez Mora, de 32 años de edad, natural de Huelva y avecindado en Madrid, conocido por los apodos de "El potaje" y "El visera". Se le acusa de la perpetración de más de mil asesinatos cometidos en la zona roja y está reclamado por la Dirección General de Seguridad".

miércoles, 17 de abril de 2013

ADELO AGUADO HIDALGO (28-05-1943)

Adelo Aguado Hidalgo (expediente del sumario/causa 116347), comunista natural de La Villa de Don Fadrique (Toledo) y de profesión carpintero, de 29 años. En la clandestinidad usó los nombres de Vicente Gurola y José Gómez Sánchez. Llegó a Madrid procedente del exterior, siendo detenido poco tiempo después. Acusado por el Juzgado Especial de Delitos de Espionaje, por encontrarse afiliado a organizaciones clandestinas, fue condenado a muerte, siendo ejecutado a garrote vil en la prisión de Porlier y enterrado el 28 de mayo de 1943 en el cementerio del Este, en Madrid.[1]
En los últimos días de la Guerra Civil, tras la derrota del ejército republicano embarcó en el Stanbrook[2] que fue un buque carbonero británico, que efectuó la única evacuación de refugiados republicanos desde el puerto de Alicante.
 
Este buque desembarcó en Orán (Argelia), y a los exiliados los alojaron en campos de concentración argelinos en una antigua cárcel con funciones de albergue, y a los tres días fueron repartidos por varias casas de la ciudad. Muchos de estos exiliados pudieron abandonar Argelia, tras muchas penurias, y establecerse en el Marruecos francés, concretamente en Casablanca, donde organizan una resistencia al régimen de Franco, con la creación de la denominada Unión Nacional Antifascista (U.N.A.). Estudian la posibilidad de restituir en Tánger, como cabeza de lanzadera para después pasar a Ceuta. La resistencia en Tánger entra en contacto con estos exiliados en Casablanca y le piden que necesitan a un delegado para su apoyo, ya que están muy vigilados, enviándose en tal sentido a varios delegados. En septiembre de 1941 se envían dos nuevos dirigentes desde Casablanca, Adelo Aguado Hidalgo y Ramón Valls Figuerola; éstos asumen mayores y más amplias atribuciones y, sobre todo, el propósito de abrirse camino hacia Ceuta y el Protectorado.
Debido a los nuevos proyectos de la resistencia a la dictadura y con el fin de recibir noticias del Comité Central deciden que el dirigente recién llegado desde Casablanca, Adelo Aguado, viaje a Madrid para mantener algunas reuniones y obtener más información. Celebró varias reuniones con las células clandestinas en la capital, pero mientras se encontraba reunido con miembros del comité peninsular fue detenido y llevado a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol, y tras duros interrogatorios se le acusó de "atentar contra la seguridad del Estado y fomentar la organización de partidos políticos". Tras un consejo de guerra sumarísimo, fue ejecutado a garrote vil el 28 de mayo de 1943 en Madrid donde murió en la cárcel de Porlier a los 29 años de edad, siendo después enterrado en las tapias del cementerio del Este, en Madrid. La detención de Adelo Aguado origina que las autoridades franquistas comiencen a encarcelar a los demás miembros de las células en las ciudades de Ceuta, Tánger y las del Protectorado, Tetuán y Larache. En total son noventa y un detenidos.

Fuente: Pedro Organero Ronco, historiador y autor de "La Villa de Don Fadrique durante la Guerra Civil y la posterior represión (1936-1945)

[1] AHPCE, Represión política, caja 44, carpeta 41/2; FERNÁNDEZ, Carlos, 2002, 229; NÚÑEZ, Mirta y ROJAS, Antonio, 1997, 160 y 165.Listados Mirta Núñez / Antonio Rojas / MGM
[2] Francisco Sánchez Montoya: “Ceuta y el Norte de África, República, Guerra y Represión”. Ed. Libros de Ceuta.

PRIMITIVO CARPINTERO MOLLEJO (14-12-1944)


Natural de la Villa de Don Fadrique (había nacido en 1905) y de profesión carnicero, Primitivo fue uno de los ideólogos de la agrupación local de la Villa de don Fadrique (Toledo), localidad en la que el PCE tuvo desde los años 30 un gran arraigo, basado en la potente agrupación local de la UGT, creado en los años 20. Durante el periodo de la Guerra Civil llegó a convertirse en Alcalde de su localidad entre agosto de 1936 y junio de 1937.
A falta de casi un mes para que acabara la guerra y debido al Golpe de Casado, los cuales comenzaron a llenar las cárceles y a improvisar éstas para recluir a comunistas y sospechosos de lealtad al Gobierno de la República; Primitivo Carpintero había hecho llegar a Villa un mensaje desde la cárcel de Navahermosa donde él, junto con otros paisanos y militares, habían encerrado desde el mismo día 6 de marzo.
Acabada la Guerra Civil fue detenido el 7 de mayo de 1939 en Madrid, y pasó por diferentes prisiones como Torrijos, Ocaña, Yeserías, Porlier y Carabanchel, en cuyo cementerio fue fusilado el 14 de diciembre de 1944, a la edad de 38 años y después de haber sufrido durante cerca de seis años reiterados malos tratos, apaleamientos y las malas condiciones sanitarias. 

Fuente: Pedro Organero Ronco, investigador local autor de "La Villa de Don Fadrique durante la Guerra Civil y la posterior represión (1936-1945)

MARCOS CARPINTERO AGUADO (02-08-1940)

Fusilado el 2 de agosto de 1940, junto a doce personas más, en las tapias del cementerio del Este, en Madrid.
Natural de La Villa de Don Fadrique (Toledo).

Fuente: Pedro Organero Ronco, historiador y autor de "La Villa de Don Fadrique durante la Guerra Civil y la posterior represión (1936-1945)




lunes, 27 de febrero de 2012

FRANCISCO CRUZ SALIDO (09-11-1940)


Nació en Jaén el 10 de septiembre de 1898. Periodista. Huérfano de padre a los once años. Muy joven, a los quince años, inició su carrera periodística publicando artículos en el diario republicano federal "La Lealtad", dejando su impronta literaria y política en "El Defensor" (1916),  convirtiéndose en su redactor jefe en 1919 y corresponsalía en Jaén de "El Imparcial de Madrid". Fue colaborador de otros medios como "La Lucha" (1922), jefe de redacción de "Claridades" (1923), promotor de "Norte Andaluz" (1924-1926) y director de "Jaén Deportivo". En Madrid trabajaría como empleado de la Compañía Telefónica (1925). En 1931 ingresó en la Acción Socialista de Madrid. Durante la II República trabajó en numerosos medios: redactor jefe de "El Socialista" (Julián Zugazagoitia era el director),  corresponsal de "Democracia" (Jaén), colaborador fijo de "Avance" (Oviedo), "El Liberal" (Bilbao) y "Luz"  (Madrid). Ingreso en 1934 en la "Asociación de la Prensa de Madrid". En ese año, por haber escrito un artículo humorístico sobre el ministro de la Gobernación, fue encarcelado en Ciudad Real. Durante el periodo de la guerra civil (1936-1939) fue secretario de actas de la Comisión Ejecutiva del PSOE, director del diario socialista "Adelante" de Valencia (1937 -1938) y secretario de los ministros de Defensa Nacional Indalecio Prieto y Juan Negrín.


Comité Ejecutivo del PSOE en el año 1936. De izquierda a derecha: de pie, Anastasio de Gracia, Ramón Lamoneda, Indalecio Prieto, Francisco Cruz Salido, Jerónimo Bujeda; sentados, Manuel Cordero, Manuel Albar, Juan Simeón Vidarte, Ramón González Peña, Luis Jiménez de Asúa, Fernando de los Ríos
En 1939 se exilió a Francia.  José Félix de Lequerica era entonces embajador de España en Francia. Lequerica y los elementos de la Falange del exterior fueron quienes facilitaron a la Gestapo la información sobre los edificios ocupados por "elementos republicanos". Fue así como el 10 de Julio de 1940 los agentes de la Gestapo, auxiliados por policías y miembros de la Falange, detenían a toda la familia de Rivas Cherif en su casa de Pyla-sur-Mer, cayendo también sus vecinos Carlos Montilla y Miguel Salvador, de Izquierda Republicana y amigos de Azaña desde los años del Ateneo. En Burdeos fueron detenidos los socialistas Teodomiro Menéndez y Francisco Cruz Salido, responsable de la oficina de prensa de la JARE. Unos meses antes, Cruz Salido había fletado un avión para trasladar a América un último contingente, pero decidió quedarse, siendo detenido en julio de 1940. Unos días después, el 27 de julio, también sería detenido en París Julián Zugazagoitia, ex director de “El Socialista” y ex ministro de la República. El grupo de detenidos se completó con el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys, capturado en la Bretaña cuando visitaba a su hijo enfermo.

Los Diputados el Día de la elección de Manuel Azaña como Presidente de la República Española en el palacio de Cristal de los Jardines del Buen Retiro. Entre los presentes: Tomás Álvarez Angulo, Fernando de los Ríos, Francisco Cruz Salido, Manuel Muiño Arroyo y Julián Besteiro Fernández. 10 de mayo de 1936. (Fotografía de Luis Ramón Marín, Fundación Pablo Iglesias)
El 31 de julio de 1940 fueron deportados a España. En Madrid, primero ingresaron en los calabozos de la Dirección General de Seguridad (Puerta del Sol), compareciendo ante el jefe de la Brigada Político Social.  El 23 de septiembre de 1940 se les incoó la causa número 100.159. El 16 de octubre el general Arroyo dio por terminado el expediente, calificando los hechos como constitutivos de delito de rebelión  Días después, 21 de octubre, se celebrará el Consejo de Guerra en el palacio de las Salesas, presidió por el duque Francisco de Borbón, primo de Alfonso XIII y participante en la toma de Málaga (1937). Todos fueron condenados a muerte. Según Rivas Cherif, el fiscal «estableció […] un orden de responsabilidades, que encabezaban Zugazagoitia y Cruz Salido, con Teodomiro Menéndez y yo, Montilla y Miguel Salvador a la zaga». A Teodomiro Menéndez, Cipriano Rivas-Xerif (cuñado de Azaña), Miguel Salvador y Carlos Montilla les fue conmutada la pena capital, no así a Francisco Cruz y Julián Zugazagoitia. Ambos, junto a doce más, esperaron la ejecución en la cárcel de Porlier, que se llevó a cabo  en el cementerio del Este a la seis y veinticinco de la mañana del día 9 de noviembre de 1940. Años después Cipriano Rivas recordaba que a ese día fatídico una voz ordenaba a Zugazagoitia y Cruz Salido que se levantaran. Rivas tuvo ocasión de hablarles. Cruz Salido le hizo pocas recomendaciones: no perdonaba, pero no quería que su mujer viviera con la obsesión de un pedazo de tierra en España, ni que sus hijos volvieran nunca con idea alguna de venganza ni de revancha inútil: quería ser enterrado en la fosa común. Zugazagoitia «estaba terminando, con la misma letra clara, menadísima y regular, un cuento marinero para sus hijos».


Miembros de la redacción de El Socialista: A la derecha fumando, Federico Angulo, fusilado durante la guerra. Éste, envió su última carta a Julián Zugazagoitia desde la cárcel, el 22 de junio de 1938, esperando su fusilamiento. A la derecha de éste, Francisco Cruz Salido, responsable de prensa de la JARE (Junta de Ayuda de los Republicanos Españoles).




















Julián Zugazagoitia. Y Francisco Cruz Salido






Fuente: Martín Nájera, Aurelio "Diccionario Biográfico del Socialismo Español", tomo I, pp. 207-208; De Córdoba Ortega, Santiago: "Geografía de la represión criminal franquista: Todos los nombres de Jaén (1936-1952)".





Francisco Cruz Salido, Fernando de los Ríos y Julián Zagazagoitia












"...Entre tantas ceremonias de muerte, tanto agotamiento, se le había escapado la vida a chorros y, preocupado sólo por respirar con unos pulmones raídos por la tisis, no logró nunca saber cuál era su crimen. Sólo sabía que estaban empeñados en que llegara vivo ante el pelotón de fusilamiento...[...] le asfixiaba la memoria y sólo quería recordar a toda costa. Al amanecer su voz era ya el sonido de las palabras rozadas por la muerte.[...]Cuando la celda se abrió y encontraron ya muerto a Cruz Salido, el sargento decidió fusilarle a pesar de todo..."
                                                                     Alberto Méndez ("Los girasoles ciegos")

lunes, 20 de febrero de 2012

ELÍAS HERNÁNDEZ RUEDA (04-12-1939)


D. Elías Hernández Rueda era el menor de los tres hermanos varones de mi abuela materna, aunque afincados en Madrid eran originarios de Valencia y provenían de una familia de honda tradición republicana, simpatizantes de Blasco Ibáñez. Conductor de profesión, durante la guerra condujo ambulancias y era afiliado a la UGT.
Estando ya en prisión escribió una carta a su familia con fecha 8 de Septiembre de 1939. En la carta hay dos partes diferenciadas, una dirigida a los adultos donde, de entre varios temas familiares, se puede entresacar el siguiente párrafo:





"También por la tuya me entero que Vicente os dijo que estaba gordo “algo” más, pero desde ahora en adelante creo que volveré a adelgazar y respecto a lo de contento lo mismo os digo mientras no me trasladen a otra galería con los deseos de todos, no podre cambiar, el martes nos volvieron a cambiar otra vez a la 3ª galería, pero sin que cambie absolutamente en nada mi situación más bien al contrario, son ya muchos días, diréis que vuelve mi pesimismo pero no puedo pensar otra cosa."






Y otra parte escrita para sus sobrinos con un dibujo pero en el que se puede volver a ver su desanimo cuando escribe:


"al resto de la gente menuda les mando este dibujo por si les gusta aunque se me va quitando el humor de todo. Recibir muchos besos de vuestro tío que os quiere."

Casado con Faustina fue padre de una niña y un niño, sus hijos Carmen y Elietes. Fue fusilado en las tapias del Cementerio del Este de Madrid el día 4 de diciembre de 1939 a la edad de 33 años.

Texto y fotografías de Rafael Monares Hernández (sobrino nieto)

domingo, 25 de diciembre de 2011

REGINA GARCÍA LÓPEZ (22-05-1942)

“A los 9 años perdió los brazos en el aserradero de su padre, fue artista en medio mundo mostrando sus habilidades con los pies y murió de miseria en la posguerra, internada por loca, después de haber sido encarcelada por la República y por el franquismo. Regina García López, (Valtravieso, 1898 - Madrid, 1942) La Asturianita regresa a la actualidad gracias a la biografía «Regina, el coraje de una mujer» (Madú Ediciones) escrita por el periodista valdesano Luis González Fernández después de seis años de trabajo de investigación documental, recogida de testimonios y escritura.
Las poleas de la sierra echaron a andar, envolvieron los brazos de Regina y los arrancaron a la altura de los hombros. La niña fue operada durante horas, anestesiada con cloroformo. Aquel día de agosto de 1907, Regina, de 9 años, se había endomingado para ir con su padre al aserradero de El Fornel, donde la familia tenía depositadas sus esperanzas de prosperidad para los ocho hijos. Años más tarde, el aserradero se quemó y el padre, Celestino, tuvo que emigrar a Argentina, pero el problema de 1907 fue que su segunda hija se convirtió en «manquina» y melancólica.

José García Fernández, «El Pachorro», un indiano con posesiones en la provincia argentina de Tucumán, pagó la educación de Regina en el Colegio del Asilo de Luarca, junto a 400 críos más. Quiso adoptarla y llevarla a América, pero sus padres no aceptaron y trajo de Alemania a un especialista para que le implantara unos brazos mecánicos, sin éxito.
Regina, preocupada por su futuro, se empeñó en su presente aprovechando cada enseñanza. A los 17 años manifestó dos preocupaciones, la igualdad de las mujeres y la educación de los niños, y una ambición: estudiar Magisterio. Las familias ricas de Luarca a las que acudió para que le pagaran los estudios le dijeron que se quedara en el asilo, insensibles a que lo que ella más temía era ver pasar los años rodeada de ancianos y enfermos. Un circo italiano de paso por Luarca le dio la solución. Vio un mono que divertía al público comiendo y lanzando avellanas con las patas traseras y decidió ser artista. Su madre la desanimó, pero ella empezó a ejercitar los pies y en unos meses escribía, cosía y bordaba con ellos.
El estío de 1918 trajo de nuevo al indiano a Valdés, que vio los avances de Regina y participó de su nacimiento para el arte llevándola al Gijón que rivalizaba en veraneos con San Sebastián, a una fiesta en honor a la infanta María Isabel. La Asturianita empezó a animar los festivales benéficos y los teatros de las villas de Asturias. En el Jovellanos, con la compañía del circo Evans, supo lo que era compartir cartel con la cupletista Raquel Meller.

La misma personalidad fuerte que la llevó a entrenar sus pies le hizo expresar sus ideas con vehemencia. Cuando se enteró de que el párroco de su pueblo quería cobrar ocho pesetas a una familia paupérrima por oficiar el entierro de su hijo de un año le dedicó una poesía satírica que acabó con el propio obispo de Oviedo reprendiéndola.
Nada paraba a La Asturianita. De gira en Badajoz conoció a Juan Dámaso Cisneros, empleado de Correos, y, después de un corto noviazgo, se casó con él en Santiago de Arriba, parroquia a la que pertenece Valtravieso. Tenía 25 años. Cisneros, con el que tuvo tres hijos (María, Marcelino y Juan) antes de que se divorciaran en 1929, fue su representante en los años en que comenzaron sus giras por el extranjero. «La maravillosa artista sin brazos. No los tiene ni los necesita», conduciendo con los pies un vehículo de gran cilindrada, anunciaba por las ciudades de Turquía, Palestina, Egipto, Uruguay, Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba, Puerto Rico y Estados Unidos un espectáculo en el que liaba pitillos y los encendía, realizaba caricaturas del público, descorchaba botellas y las servía, tocaba piano, violín, acordeón y xilofón, y cazaba con escopeta una moneda puesta sobre el bocal de una botella.
Luis González Fernández escribe que recorrió 40 países antes de que en 1935, con sus buenos cuartos ahorrados, decidiera regresar a Luarca y dedicarse a tareas filantrópicas que materializaran sus ideas de justicia social.

En 1936 inició su proyecto «Selección» para escolarizar a todos los niños y niñas con capacidades hasta donde llegaran evitando que buenas cabezas se perdieran en lejanas aldeas. En la primavera de 1936 dio discursos -a veces con pequeñas actuaciones- para mover conciencias y aligerar bolsillos. Lo hizo con su convicción habitual. El semanario luarqués La Democracia la acusó de querer una enseñanza sin Dios, lo que ella negó.
Para recaudar fondos a beneficio de los niños de Luarca consiguió un contrato en el teatro de la Zarzuela y viajó a Madrid el 13 de junio de 1936, un día después del asesinato del progresista teniente Castillo y la misma jornada del asesinato de diputado derechista José Calvo Sotelo. Cinco días después, con Regina alojada en la pensión Bellas Artes de la calle Alcalá, comenzó la Guerra Civil y el principio de su largo, absurdo y miserable fin como espía y loca para la República y el franquismo.

La Asturianita actuó varias veces en el Madrid de la guerra donde ni quiso estarse quieta ni supo estar callada. Como se desenvolvía con labia e influencias y, según su biógrafo Luis González Fernández, tenía una necesidad patológica de notoriedad, intervino para excarcelar a parientes de la pensión, lo que la llevó ante Ángel Pedrero, hoy recordado como antiguo jefe de una checa (prisión parapolicial) y responsable del servicio de inteligencia de la República. Pedrero le propuso ser espía en Francia, lo que ella rechazó. El jefe del espionaje la mandó detener y encarcelar, aislada, en la prisión de Ventas el 4 de abril de 1937. En los cinco años que le quedaban de vida sólo tendría unos días de libertad. El resto lo vivió entre prisiones, juzgados y manicomios. Aunque confesó, en ocasiones, que se había hecho la loca para salir de la prisión, es difícil saber, en cada momento, cuánto estaba afectada su conducta por la valentía, la imprudencia o una mala salud mental.

Cuando Madrid pasó a manos de los franquistas, Regina, como represaliada de la República, quedó inmediatamente en libertad. Por poco tiempo.

La anécdota de una tarde de cine explica bien al personaje. Al terminar la película, a los acordes del himno nacional, todos los espectadores se pusieron en pie e hicieron el saludo franquista. Un joven se acercó a la artista, que iba cubierta con un abrigo capa, y le exigió que levantase el brazo porque «estamos en la España de Franco». Ella respondió: «Pues yo no levanto el brazo ni ante el mismísimo Franco, aunque me maten». El falangista la quiso llevar detenida, ella aclaró el malentendido y algunas personas intercedieron para poner sentido común en la estúpida situación.
Regina gastaba ese tipo de humor en sus espectáculos y en la vida. No entendió que la situación no estaba para bromas, como tampoco cuando, en el Madrid asediado, decía ante cualquiera que era amiga de Azaña o del obispo de Málaga o que tenía el carné número uno del Socorro Rojo Internacional.

Poco después del incidente del cine empezó a recibir visitas de agentes del nuevo régimen que le propusieron colaborar en la represión y, sea porque se negó o por una denuncia, la detuvieron de nuevo, la interrogaron en la Dirección General de Seguridad y la volvieron a encarcelar en Ventas, un edificio atestado donde se vivía el miedo a las sacas, se oían los fusilamientos en los paredones del cementerio del Este, había hacinamiento, hambre e insalubridad. Allí, enferma de fiebres y desequilibrada, rompía el sueño de las demás reclusas cantando asturianadas por las noches.

Por los fragmentos que recoge González Fernández, el juicio a La Asturianita revuelve las tripas. Su defensor la conoció a la puerta de la sala de juicios; la Guardia Civil la presentó como creadora de una «vasta organización internacional, calificada por ella como Selección, de corte masón»; la Policía militar en 1939 la certificó como afecta al glorioso Movimiento Nacional, no faltó el «al parecer se trata de una persona bastante peligrosa» sin especificar el parecer de quién y la Guardia Civil de Luarca la calificó como «persona de actividades izquierdistas y muy propagandista del comunismo, peligrosa para la causa ya que por su cultura se desenvuelve con mayor facilidad, huyó a campo enemigo no habiendo cometido desmanes por hallarse inútil de los brazos». Un gañán compareció brazo en alto y al grito de «acuso a Regina de haberme delatado» con tales modos que el presidente de la sala lo expulsó. El informe psiquiátrico le diagnosticó «parafrenia sistemática» (el de la República, la evaluó como «enferma mental paranoica con delirio reivindicador»). Aunque Regina se enfrentaba a una petición fiscal de «reclusión perpetua a muerte» no hubo en sus deposiciones miedo ni culpa sino desenvoltura confiada.
La sentencia del 3 de marzo de 1942 la absolvió «aunque deberá permanecer internada en un establecimiento psiquiátrico a disposición de la autoridad judicial militar». De vuelta a la sala de enfermas de la cárcel de Ventas, las compañeras le organizaron una pequeña fiesta en la que aparecieron una bolsa de fruta y algunas pastas, hubo cantos y risas, y se cerró con un «viva Asturias» cuando la enfermera ordenó silencio.

A Regina la mató en tres días «el piojo verde», un azote de la posguerra. Ingresó muy grave en la sala de infecciosos del Hospital del Rey y le diagnosticaron tifus exantemático, la enfermedad del frío, del cansancio, de la suciedad en campamentos, cuarteles y cárceles. Murió el 22 de mayo de 1942, con 44 años, acompañada por María, su hija adolescente, y por su cuñada Josefa.
En este enlace se puede acceder al trabajo previo que sobre Regina García López realizó M. Teresa Bertelloni “Maresa”, catedrática de literatura comparada en la Universidad de Puerto Rico, a un audio de una entrevista con ella antes de su fallecimiento y diversas fotografías de La Asturianita.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

GREGORIO ALONSO MARTÍN (23-06-1939)

Gregorio Alonso Martín, hijo de Linos y Victoria, nació en Los Molinos en 1903, pueblo del que fue concejal en 1936. Albañil de profesión, fue encarcelado junto a su cuñado, Santiago Andrés Andrés, en San Lorenzo de El Escorial, donde ambos fueron sentenciados a muerte el 12 de mayo de 1939. Gregorio Alonso Martín fue fusilado en San Lorenzo de El Escorial el 23 de junio de 1939.

domingo, 27 de noviembre de 2011

SANTIAGO ANDRÉS ANDRÉS (15-09-1939)

Santiago Andrés Andrés, hijo de Mariano y Obdulia, nació en Galapagar en 1896. "Entre los recuerdos de mi abuela Eugenia está que era un buen padre, trabajador, gran cazador y que tenía una moto que hacía mucho ruido".
Fue vecino y alcalde (de marzo a agosto de 1936) de Los Molinos. Marido de Dolores Alonso Martín y padre de Obdulia, Teófilo, María Eugenia y Emiliana. Se moviliza con la JSU y estuvo como zapador durante la Guerra Civil, primero en el Alto del León, luego en la Batalla de Brunete y posteriormente formando parte del Batallón 31 en la defensa de Alcañiz (Teruel). Durante ese periodo, mi bisabuela le siguió con sus tres hijas a todos los frentes, sufriendo el terrible bombardeo de Alcañiz. Se separaron en Tortosa y huyó con su Unidad a Francia, donde se reencontró con su hijo Teófilo herido en batalla.
Volvió a su pueblo donde fue detenido y llevado a San Lorenzo de El Escorial, sufriendo allí terribles interrogatorios. Su farsa judicial-militar se celebra en San Lorenzo de El Escorial el 12 de Mayo de 1939. Es sentenciado a muerte junto a su cuñado, Gregorio Alonso Martín, que ejerció de concejal también en Los Molinos. Con 43 años
Santiago es trasladado a la prisión provincial de Porlier y fusilado en el Cementerio del Este, a las 6 horas del 15 de septiembre de 1939.

Fuente y relato: Ronald E. Redpath Glez-Granda (bisnieto de Santiago Andrés).

jueves, 10 de noviembre de 2011

FERNANDA CASADO MALSIPICA (19-02-1940)

Hace unos días tuve el placer de conocer al hijo de Fernanda Casado Malsipica, Enrique Magán, gracias a Fernando Hernández que me facilitó su teléfono para intentar, entre todos, echarle una mano en su búsqueda.
Enrique no tiene datos de su padre, pero le han jugado una mala pasada con el apellido. Sí sabe que su madre (22 años) y su tía Concha Casado Malsipica (36 años), fueron fusiladas en las tapias del cementerio del Este el 19 de febrero de 1940, junto a otras quince personas, entras las que se encuentran Hilario Guadaño de Pablo, Carlos Fernández Andrés, Mariano Arias Crespo y Antonia Torres Llera (la jóven de la JSU que habría sido la rosa número catorce del 5 de agosto de 1939 de no ser por un error en el listado de su saca).
Enrique tampoco sabía que el mismo 19 de febrero fue fusilado otro Casado Malsipica, Benigno, pero sí que con apenas dos meses él mismo fue lanzado violentamente contra un sofá en la comisaría donde estaban torturando y golpeando salvajemente a su tía y a su madre, de cuyos brazos le arrabataron, según testimonio del que fuera Secretarío General de la UGT, José Rodríguez Vega, al coincidir en la misma comisaría, que también recoge Fernando Hernández en su libro "Mujeres encarceladas...":

 "unos gritos desgarradores nos paralizaron: salían de las gargantas de las dos mujeres, una de las cuales (Fernanda) tenía un niño de pocos meses. A juzgar por sus gritos de dolor, estaban siendo cruelmente maltratadas. Poco después aparecieron las dos muchachas con las ropas destrozadas y señales en sus brazos y en su cara de los golpes que habían recibido. Al objeto de que tuvieramos una idea de como habían sido tratadas, referían en la habitación inmediata a los guardias que se encontraban destacados a su custodia y a la nustra, lo que les había ocurrido. Las apalearon hasta dejar a una de ellas sin sentido y al niño de Concha (en realidad, de Fernanda) lo lanzaron violentamente después de arrebatárselo a la madre, contra un sofá. Nosotros habíamos sentido, efectivamente, el llanto del niño al mismo tiempo que los gritos de espanto de la madre".
Fernanda (la pequeña) y Concha (la mayor), hijas del veterinario de un pueblo de Madrid, que aparecen en la foto junto a su madre, fueron fusiladas sin haber cometido más delito que el de figurar en los servicios de cocina y la limpieza en un local destinado a hospital ocupado por una organización libertaria.

Enrique, que ahora tiene 78 años, se salvó gracias a que fue reclamado por su abuela, que lo sacó de la prisión de Ventas y fue alimentado a pecho por una matrona de pago en un pueblo de Guadalajara. Luego estuvo en la Inclusa Colegio de La Paz e interno en el colegio San Fernando.
Ahora, gracias a que está investigando sobre cuál es su verdadero apellido (Magán, Margarín o Margarit) para poder solicitar una indemnización, hemos podido rescatar estos datos y estas imágenes de una familia aniquilada por la represión franquista.

jueves, 25 de agosto de 2011

PABLO ALCOCER GARRIDO (17-01-45)

Nació en Leganiel (Cuenca), el 21 de enero de 1900, aunque la mayor parte de su vida estuvo ligada a Fuentidueña de Tajo.
Detenido en 1939 junto con otros hombres de Fuentidueña. Pasó por las cárceles de Aranjuez, Porlier y Carabanchel.
Pablo Alcocer fue fusilado en Carabanchel el 17/01/1945, condenado por procedimiento sumarísimo de urgencia 16.140 el 24 de marzo de 1944 (Consejo de Guerra Permanente nº 2), en él se le acusa de antecedentes izquierdistas, de formar parte de un grupo de marxistas y de las tropelías y barbaridades comunes a este tipo de farsas con apariencia judicial.
Se encuentra enterrado en el Cementerio de Carabanchel junto a otros cuatro fusilados de aquella saca: Braulio López Morales, Juan Carmona Campillo, Alfonso García Altares y Victor Abajo Miravalles.

Cristina V. Alcocer (nieta)


Cristina pudo rescatar la historia de su abuelo gracias a encontrar el video de La cajita de Braulio y, al parar la imagen donde aparece la nieta con unos papeles, ver escrito su nombre.

domingo, 8 de mayo de 2011

SEGUNDO CATALINA RODRÍGUEZ (24-06-39)

Segundo Catalina Rodriguez nació el 24 de marzo de 1895 en Loeches (Madrid). Fue detenido en su domicilio de Madrid (C/ Carlos Arniches, 5- Bajo nº 3) y recluido en las prisiones de San Lorenzo del Escorial (celdas 22 y 10) y San Antón en Madrid, según tarjeta remitida por mi abuelo desde prisión (signatura 35616 Caja 260 Organismo Remitente C.I.S Victoria Kent)
Condenado a muerte en el Sumario/Causa nº: 2795 sentencia de 29 de Mayo de 1939, en el que se le acusa de pertenecer a la CNT y a la UGT de Madrid y haber formado parte de las milicias confederales de la división Mera, es fusilado en el Cementerio del Este el 24 de junio de 1939.
Antonio Rodríguez (nieto)

domingo, 10 de abril de 2011

ANASTASIO MORENO MARTÍNEZ (19-02-40)


Cerrajero de Galapagar (Madrid), miembro de la Unión General de Trabajadores (UGT), su primera militancia política fue en el Partido Radical Socialista, con el que se presentó en las elecciones municipales en 1931 que dieron lugar a la proclamación de la República y fue elegido alcalde de Galapagar. Tras abandonar a los radicales con la escisión de Izquierda Radical Socialista, se incorporó al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fundando la Agrupación socialista de Galapagar en 1936. Fue nombrado presidente de la Comisión Gestora del ayuntamiento para ser elegido alcalde de nuevo poco después.

Fue detenido por las autoridades franquistas en marzo de 1939, al mes siguiente lo encarcelaron, junto a otros concejales de la agrupación, en la prisión de San Lorenzo de El Escorial y en agosto los trasladaron a la prisión de Porlier. Sometido a consejo de guerra, fue fusilado, junto a sus compañeros y la 14ª rosa, en el antiguo cementerio del Este el 19 de Febrero de1940. Dejó huérfanos a sus tres hijos, pues su esposa murió tras el último parto. Escribió una carta a su hijo, su primogénito y único varón, desde Porlier. Se trata de su testimonio vital, donde, por última vez, le da consejos para que encauce adecuadamente su vida.


Uno de los párrafos dice lo siguiente:

"La vida era solemne; puro y sereno el pensamiento era; sosegado el sentir, como las brisas mudo y fuerte el amor, masas las penas, austeros los placeres arraigadas las creencias, sabroso el pan, reparador el sueño fácil el bien y pura la conciencia."


Patricia Montero Moreno

viernes, 8 de abril de 2011

JULIÁN MOLINILLO CADALSO (23-06-39)

Julián Molinillo Cadalso, natural de Collado Mediano (Madrid). De profesión cantero. Fue fusilado con 28 años el 23 de junio de 1939 en San Lorenzo de El Escorial y sepultado bajo los pasillos de su cementerio parroquial.


miércoles, 30 de marzo de 2011

JUAN FERNÁNDEZ CRUZ (18-06-39)

JUAN FERNÁNDEZ CRUZJuan Fernández Cruz nació en Jaén. Era albañil de profesión y perteneció a la CNT. Fue fusilado con 42 años en las tapias del Cementerio del Este de Madrid el 18 de junio de 1939.

lunes, 21 de marzo de 2011

SEGUNDO ARRIBAS AGUADO (24-06-39)


Segundo Arribas Aguado, nació en Móstoles el 1 de Junio de 1904. Casado con Pilar Manzano y padre de dos hijos, Pilar y Gregorio, fue gestor del Ayuntamiento de Móstoles y Vocal de la Casa del Pueblo. Era panadero y con esta profesión fue movilizado. El 18 de Mayo del 1939 es detenido e ingresa en prisión por el delito de "auxilio a la rebelión". Asistió a Consejo de Guerra el 23 de mayo, siendo condenado a muerte y fusilado el 24 de junio del 1939, en las tapias del Cementerio del Este.
Amor y Ana Sánchez Arribas (nietas de Segundo Arribas Aguado)






domingo, 13 de febrero de 2011

ANTONIO GUTIÉRREZ RODRÍGUEZ (25-05-1941)



Natural de Noalejo (Jaén) y vecino de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Afiliado a Izquierda Republicana, falleció el 25 de mayo de 1941 en la prisión de Yeserías "a causa de una nefritis", según consta en el Certificado de Defunción facilitado por su nieto José Luis Alonso, "y deberá ser enterrado en la Almudena".

Fuente: De Córdoba Ortega, Santiago "Geografía de la represión criminal franquista: Todos los nombres de Jaén (1936-1952) (manuscrito)