jueves, 26 de junio de 2008

MÁXIMO RODRIGUEZ VELASCO (22-07-1943)


Máximo Rodríguez Velasco, era mi abuelo, llevo algunos años (ojalá tuviera más tiempo) buscando información a través de familiares, y mas sitios que una no sabe nunca si encontrara algo o no. No le conocí, lo único que sé realmente de él es lo poco que su hija más pequeña de ocho hijos que tuvo mi abuelo, mi madre, me ha ido contando a lo largo del tiempo y los años, y en su corta memoria de su padre ya que era muy pequeña cuando lo vio por ultima vez vivo en la cárcel de Porlier en Madrid, el mejor recuerdo que tiene mi madre es que iba a verlo escondida por orden de mi abuela debajo del asiento del tren porque no había ni para pagar su billete, y que la cogía en sus rodillas y le enseñaba a respetar la naturaleza con un pajarito indefenso en sus manos,¿ que bonito recuerdo para ser prácticamente el único que le puede quedar a una persona de casi 74 años sobre su padre no?a veces..es mejor tener aunque sea solamente tener un único recuerdo que no tener ninguno,solo quiero dejar aquí plasmado,que después de intentar localizar a mi abuelo,como ilusión de mi madre,y haber encontrado poca información,(aunque seguiré) no se pueden recuperar ni sus restos para trasladarlos junto a su mujer, mi abuela, ya que la tumba donde fue enterrado solo era para diez años,y después esos restos se trasladan a un osario común(eso dicen ellos) que en el tiempo han desaparecido, ese es el valor que se le da a unos muertos injustamente fusilados, así es la guerra,y la posguerra,donde solo queda una mujer en el caso de mi abuela (como tantas mujeres quedaron) con ocho hijos que sacar adelante y sin posibilidad de poder reclamar los restos de su marido por que ya tenia bastante con las bocas que alimentar no se podrán recuperar los restos de mi abuelo...sino muchos otros miles restos,(ojala todos llegaran a recuperarse)pero al menos que nos quede el orgullo de que los nuestros fueron fusilados injustamente porque a unos solo les pillo en un bando equivocado,o porque otros aprovecharon el odio y las venganzas para hacer denuncias sin base alguna, solo me queda decir una cosa: Las guerras no son justas para nadie,y creo que nunca hay ganadores ni perdedores solo vencidos, y esos son solo los muertos,el resto sigue con la vida y con eso ya se vence, pero al menos demosles lo que realmente merecen, un recuerdo honrado y una memoria digna por haber sido víctimas de las mayores injusticias cometidas en España. Y...si como dicen en algún sitio los muertos descansan de verdad, solo puedo decir a mi abuelo,GRACIAS por haber existido aunque tu existencia fuera corta, ya que sin ti mi madre no estaría recordándote,y por supuesto yo no estaría aquí diciendo no puedo recuperar tus restos pero si honrar la memoria de alguien que fue mi abuelo aunque se me negara el derecho a conocerlo como nieta.


P.D.: Las heridas cicatrizan pero siempre queda una huella, la historia es historia, pero hagamos que esa historia no se repita nunca más, NO a las guerras. TU NIETA , Marta desde Jaén.


Certificado de defunción de Máximo Rodriguez Velasco

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al menos y por casualidad he visto la cara de mi abuelo. Mi tío Miguel, su hijo se le parecía bastante si es que esta imagen es real.

Creo que muchos de tus nietos, desconocíamos la existencia del documento de defunción que se exhibe y, por supuesto de esta imagen.

Gracias abuelo. Tu hijo Francisco nunca, nunca te olvidó, ni perdonó.