viernes, 26 de septiembre de 2008

ALFONSO RAMÍREZ ORTÍZ (08-07-1939)


Natural de Mancha Real (Jaén) Alfonso Ramírez Ortíz era hijo de Ildefonso y Encarnación. Pertenecía al Cuerpo de Seguridad, conocidos como "Guardias de Asalto". Estuvo encarcelado en la prisión madrileña de Yeserías y fue fusilado el dia 8 de julio de 1939. Tenía 30 años de edad.




Tarjeta postal enviada a la prisión de Yeserías.




Querido papá:  Hoy se cumplen 74 años de tu alevosa muerte, junto a las tapias del Cementero del Este, en Madrid. Como en tantas otras ocasiones, en aquel 8 de julio de 1939, y como tuve ocasión de leer en un bellísimo verso de Miguel Hernández "temprano madrugó  la madrugada".
Sí. En la madrugada de ese 8 de julio, fuiste abatido por un pelotón de fusilamiento, repitiéndose aquí, -estoy seguro- lo que con tanto dolor escribiera don Antonio Machado, al referirse al fusilamiento del poeta García Lorca: “el pelotón de verdugos no osó mirarle a la cara". Si te hubieran mirado a la cara, papá, habrían comprobado que era posible, conforme también dijo Machado, mostrar serenidad incluso "con plomo en las entrañas".
Cuando tu sangre se derramó, el terrizo suelo donde se levantaban las tapias del cementerio no había llegado aún a absorber la sangre derramada por quienes como tú, en los días anteriores habían sido fusilados. Por eso tu sangre se mezcló con la de aquellos y todas, en los días siguientes, se mezclarían con las de otros muchos fusilados. Y es que, la orgía del injusto derramamiento de sangre, duró mucho tiempo. Demasiado tiempo. Pero al menos sirvió para que el lugar no cayera, definitivamente, en el olvido. Muchos familiares lo han visitado (yo he estado allí) y lo seguirán visitando; unos rezando, otros guardando un estruendoso silencio y todos, todos, recordando con emoción y dolor, vuestro sufrimiento.
Sí. Fue en la madrugada del día 8 de julio de 1939, cuando, sin ningún derecho, sin ninguna legitimidad, te daban muerte, conforme se acordaba en sentencia fechada el día 26 de mayo de 1939, en la que incluso sin respetar las más elementales normas jurídicas, (ni en el fondo, ni por la forma), te declaraba reo por la "comisión de un delito de adhesión a la rebelión militar... " conforme estaba decidido de antemano, aun cuando en el simulacro de juicio celebrado en el mismo día y para el que se fijó su celebración el día 25, es decir, el anterior al de la firma de la sentencia.  En el "juicio" se siguió a rajatabla y como en otros tantos casos, el guión y modelo preestablecidos para esta clase de juicios.
Pero hubo una excepción: quien ejercía el papel de defensor, pidió al tribunal de forma expresa tu absolución, no siguiendo al respecto el guión y modelo preestablecido, según el cual y casi sin excepción, el abogado de la defensa se limitaba a confiar la suerte de los acusados "a la Justicia del Tribunal". Si a otras muchas cosas, se suma la postura final del abogado de la defensa, aquello de que te condenaron sin ningún derecho, sin ninguna legitimidad, resulta inapelable.
Te dieron muerte, sí. Pero no les pareció suficiente. Como en otros tantos casos, a tu muerte le precedió la tortura. En tu caso, y a 1a connatural ruindad del torturador, se unió al “'acicate" de cumplir bien y fielmente la expresa orden recibida. Y es, papá, que, en efecto, mediante escrito fechado en Burgos, el día 14 de junio de 1939 Y firmado por EL ASESOR DEL CUARTEL GENERAL, se decía, entre otras cosas, la siguiente: "(. . .) si bien, antes de darse efectividad a la pena (de muerte) impuesta, deberá procurarse obtener del condenado, declare é informe sobre cuántos extremos conozca ... "
Mamá (hoy ya contigo y con tu otro hijo, mi hermano Ramón) te vio antes del día 8 de julio. i Cuánto te quiso y cuánto sufrió iElla nos hablaba de ti, claro, pero nunca nos contó nada de lo que te había pasado -quizás, equívocamente, para protegernos-  No lo sé.
Un día, siendo yo muy pequeño, oí como, en voz muy baja, con lágrimas en los ojos, le decía a otra enlutada mujer - mamá llevó luto por ti durante toda su vida - : "Perdono a los que le fusilaron, pero no a quien le torturó".
Te diría - os diría a los tres - muchas cosas más, pero no me es fácil. Quizá una cosa más: se dice, desde antiguo, que "justicia es la voluntad constante y perpetua de dar a cada uno lo suyo”. Pues bien: está más cerca que lejos, que a ti y a tantos miles de españoles como tú injusta e ilegítimamente condenados, la sociedad entera os de lo que es vuestro: reconocimiento, respeto, reparación. Yo, como tus cuatro nietos y tus cinco biznietos nos conformarnos con el genera reconocimiento y respeto.
Con un abrazo para vosotros y hasta pronto.

Alfonso Ramírez Linde

6 comentarios:

fausto dijo...

Esta carta de homenaje a Alfonso Ramírez Ortiz de su hijo...merece ser leída una y millones de veces en todos y cada uno de los actos de memoria que puedan realizarse a lo largo del tiempo...
Por mi parte ...la haré mía en el homenaje a mi padre el 25 de agosto próximo en el cementerio de Pajares de Adaja..

ALFONSO RAMIREZ LINDE dijo...

Muchas gracias, amigo. Tenga por seguro que el próximo día 25 de agosto, junto con el emocionado recuerdo que su padre recibirá de usted y de todos los suyos, recibirá el mío, extensivo a todos los que en el más allá (gracias, Miguel, por tus versos) seguirán hablando de sus cosas, como compañeros del alma que siempre fueron.

Anónimo dijo...





Estimado amigo Fausto:

Cuando tenga ocasión de leer este comentario ya habrá pasado el día 25 de este mes de agosto y por tanto habrá tenido lugar el homenaje – justo homenaje – que cada año hacen ustedes a sus familiares fusilados en 1936, días después de consumarse la rebelión franquista.

Amén de estas líneas, al mediodía del propio domingo y conforme le había dicho, me uní silenciosamente, con emoción, respeto y afecto, a dicho homenaje.

Con el fusilamiento de sus familiares en Pajares de Adaja, se iniciaba prácticamente la orgía de sangre que ya anunció el propio Franco, según aparece en la entrevista que le concedió el día 27 de julio, al corresponsal del Chicago Tribune, Jay Allen.

El escritor jiennense, Juan Eslava Galán, en su libro “Los años del miedo” (Planeta) transcribe parte de la entrevista:

-Seguiremos adelante a cualquier precio – dijo Franco.

-Tendrá usted que fusilar a media España –objeto yo

-Él asintió con la cabeza, sonrió y mirándome fijamente respondió:

-He dicho, al precio que sea.

A la alevosa muerte de sus familiares, siguió, sin solución de continuidad y durante muchos años, la inicua y también alevosa muerte de muchos miles de españoles, uno de ellos mi padre, quien junto a otros españoles, fue fusilado junto a las tapias del Cementerio del Este, en Madrid, la madrugada del día 8 de julio de 1939, día en el que, como ya he dicho en algún otro lugar y recordando al poeta Miguel Hernández “temprano madrugó la madrugada”. Mi padre acababa de cumplir treinta años de edad; yo, solo uno.

Con el homenaje que ustedes acaban de hacer a sus familiares y con los que ya cada día, se hacen en otros muchos lugares de España, los años del miedo a los que hace referencia Juan Eslava en el libro (cuya lectura recomiendo), se han acabado, pues ya hemos asumido, como propio y de forma irrenunciable, el imperativo que en uno de sus versos refiere Carlo Fraletti:

“Que no se atreva nadie a quitarnos la paz y la palabra”.

Un abrazo.

Alfonso Ramírez Linde

ALFONSO RAMIREZ LINDE dijo...

Estimado amigo Fausto:Hace ya tres años usted tuvo la deferencia de colgar en este blog un emotivo comentario en relación con la carta abierta que yo había dirigido a mi padre y que también quedó aquí colgada. Me emocionó leerle.Y se lo agradecí de todo corazón, mediante otros mensajes que le dirigí.Doy aquí por reproducido lo dicho en aquellos días.Quedó, pues, publica constancia de mi agradecimiento a usted.De lo que públicamente no quedó constancia, fue de que ya desde el mismo momento que usted nos mostró su afecto (a mi padre y a mí) y por entender yo que estaba ante un hombre bueno, (en el sentido machadiano), le tuve por amigo.En eso sigo, máxime cuando, además, tengo en usted un claro ejemplo del mejor buen hacer para conseguir que la justicia,tanto en minúscula,como en Mayúscula,se acabe de lograr para nuestros mayores, a quienes tan injustamente se les arrebató la vida ante una simples tapias de cementerios o ante las aun hoy intocadas cunetas.Hace unos días y con motivo del X homenaje que MyL.rindió a nuestros mayores que fueron fusilados en el cementerio del Este, tuve oportunidad de verle, junto con otros muchos participantes, en los videos que se nos ha hecho llegar. Me alegré mucho y recordé que hacía tres años mantuve con usted un breve cruce de mensajes los que, en lo que a mi atañe, los doy por reproducidos.
Sé, amigo Fausto de su largo peregrinar por los intricados vericuetos de los siempre fríos edificios judiciales no sólo de España, sino también de Europa, y de los que ha recibido gélidas respuestas a sus justas y legítimas pretensiones. Pero usted lo tiene dicho:los reveses no le hacen tirar la toalla y usted proseguirá hasta conseguir lo que desde hace ya años viene demandado y si no lo consigue, porque ya de forma irremediable haya de embarcar en la nave que nunca ha de tornar (como dijera Machado) sus hijos – usted lo ha dicho - continuarán. Y es que, amigo Fausto aunque todavía haya voces que no nos convencen, cada día que pasa son menos y desde luego ya nunca más las habrá para vencernos.

Un abrazo. 30 ABRIL DE 2016.

Tomás Montero dijo...

Querido Alfonso. Como Fausto Canales está teniendo problemas para publicar aquí su respuesta a tu dedicatoria, te la copio en su nombre. Un abrazo.

Estimado amigo Alfonso :
Gracias , muchas gracias por recordar nuestro intercambio de comunicaciones de hace tres años.
Con el apoyo seguro y la colaboración de los familiares de las víctimas de la represión franquista fusilados en la Tapia del Cementerio del Este de Madrid,participamos en la preparación anual del Homenaje siguiendo la estela marcada por Tomás Montero. Con esta manera de actuar en la preparación ,el acto no puede fallar y por ello estamos satisfechos de los resultados.
Pero es el constante aliento de los familiares de las víctimas, tu tenaz apoyo tambien, el que nos impulsa a trabajar más y más hasta conseguir os objetivos marcados.
El último domingo de agosto próximo se celebrará el homenaje a los DIEZ asesinados, entre ellos mi padre, de Pajares de Adaja , fusilados en una cuneta. En dicho acto dedicaremos un recuerdo al Homenaje de abril pasado en la Tapia del Cementerio del Este de Madrid, a los casi TRES mil fusilados , entre ellos tu padre.
Te deseo Alfonso, toda la salud del mundo y recibe mi admiración y un fuerte abrazo.
2 de mayo de 2016
Fausto Canales Bermejo.

Alfonso Ramirez Linde dijo...


Gracias a los dos. Espero seguir en contacto con vosotros y con todos los que ya formamos la gran familia de MyL. durante los próximo años. ¿ Cuantos ? Evidentemente no lo sé. Pero desde luego "mientras el alma me suene..."

Un abrazo.